• FISIOTERAPIA EN EL AGUA

    Los músculos y las articulaciones los más beneficiados

    FISIOTERAPIA EN EL AGUA

    Actividades, individuales o en grupo, impartidas por nuestros fisioterapeutas para mejorar, conservar y cuidar tu salud.

La terapia acuática no solo es empleada desde tiempos remotos para la recuperación de lesiones, sino que la aplicación más considerada siempre ha sido el mantenimiento físico de adultos mayores. En el agua encontramos un medio idóneo para ejercitar con el menor esfuerzo y a la vez la mayor efectividad las cualidades mermadas del adulto mayor que le hacen proclive a accidentes y caídas con  la consecuente merma de su autoestima.

A una temperatura agradable le hemos de sumar la seguridad que a la persona mayor le supone trabajar en el agua. Si además añadimos el abrazo corporal con que nos obsequia cuando en ella nos sumergimos, es evidente que no puede ser mejor medio: son aproximaciones a la experiencia de ingravidez. El efecto del estímulo de contacto y presión -tanto cutáneo como profundo- va a hacer que seamos mas conscientes de cada movimiento y de cada gesto. Todo ello hace que la persona mayor se sienta segura para hacer ejercicios de mantenimiento e ir ¨más allá¨, arriesgando sin miedo a acometer tablas de entrenamiento dirigidas a mejorar en reflejos, coordinación y equilibrio.

Más información.

Es la mejor prevención de caídas y mejora el control del equilibrio.




Entre los beneficios más reconocidos destacan :

  • Agilidad y potencia muscular
  • Elasticidad y movilidad articular
  • Habilidades de orientación
  • Desarrollo del movimiento y la postura
  • Eficiencia de la marcha
  • Repercusión en alteraciones sensoriales
  • Ejercitación de facultades cognitivas, comunicativas y del comportamiento.
  • Resistencia cardiorespirastoria y adaptación al esfuerzo

Esta actividad la puede realizar cualquier persona tenga la condición física que tenga y a cualquier edad. Con ella conseguimos prevenir lesiones, acortar tiempos de recuperación, aumentar y mejorar la resistencia cardiovascular, estimular la circulación sanguínea y la oxigenación de los tejidos así como desarrollar fuerza muscular y flexibilidad articular.