El Camino saludable: Llegar a Santiago en buenas condiciones - iQtra Medicina Avanzada

El Camino saludable: Llegar a Santiago en buenas condiciones

Publicado el 29.11.18 en Podología por iQtra

  • El equipo de iQtra Medicina Avanzada propone una docena de consejos para evitar las lesiones más comunes en la peregrinación a Santiago de Compostela.
  • Una buena planificación puede ahorrarle al caminante las rozaduras y ampollas, los dolores de espalda y las sobrecargas musculares.

Tres expertos del equipo multidisciplinar de iQtra Medicina Avanzada proponen un plan de prevención de lesiones para quienes se aventuren a realizar el Camino de Santiago, una caminata que no deja indiferente a nadie pero que -sin preparación- puede convertirse en una pesadilla para los pies, la musculatura y el esqueleto. 

El Dr. José Torregrosa, especialista en Medicina Deportiva, el fisioterapeuta Pablo Quintela y el podólogo Santiago Antón resumen en doce puntos sus recomendaciones para prepararse para el Camino y cuidarse en el trayecto.

1- Valoración médica previa 

Especialmente importante para mayores de 45 años, personas sedentarias o quienes sufran una enfermedad crónica. El Camino no es para cualquier persona y en algunos casos es totalmente desaconsejable, o el médico propondrá un límite de kilómetros u otras recomendaciones, como contratar un servicio de traslado de mochilas de un albergue a otro. Una visita al podólogo antes de comenzar los entrenamientos ayudará a prevenir problemas en los pies.

2- Acostumbrar el cuerpo a caminar con antelación

Caminatas cortas que irán aumentando progresivamente hasta llegar a la distancia que se recorrerá a diario durante el Camino -generalmente entre los 15 y los 30 kilómetros. Entrenar tanto en llano como en monte para acostumbrarse a subidas  bajadas, y llevar una mochila, cuyo peso también ha de incrementarse paulatinamente hasta alcanzar el peso de la que se llevará a Santiago.

3. Preparación cardiovascular y tonificación

Aparte las caminatas, para una buena preparación cardiovascular se recomiendan las salidas en bicicleta de montaña (o bicicleta estática, si no es posible). Además, es muy importante trabajar en el gimnasio la tonificación y la elasticidad de los músculos de piernas, espalda y hombros.

4. La mochila adecuada

Para evitar sobrecargas y contracturas musculares durante las sucesivas etapas, es crucial elegir y preparar bien la mochila. Lo ideal es adaptarla al contorno de la espalda, evitando una excesiva compresión. La mayor parte del peso debe recaer lo más cerca posible de nuestro centro de gravedad (situado en la región lumbosacra) y no en los hombros.

5. La elección de la indumentaria

Es absolutamente necesario llevar ropa fresca, ligera y transpirable, ni excesivamente ajustada ni tan holgada que haga pliegues que nos rocen la piel. Igualmente, hay que proteger la cabeza del sol y, aunque nos guste refrescarnos con la lluvia, en el Camino es importante ser precavido y meter en la mochila un impermeable, ya que caminar empapado conlleva el riesgo de irritar la piel y de hacernos adoptar posturas forzadas que pueden dar lugar a lesiones.

6. Sesión de fisioterapia

Es muy recomendable comenzar el camino sin tensiones, con los músculos relajados. Unos días antes de iniciarlo, se aconseja una sesión de fisioterapia para descargar y preparar la musculatura, lo que ayudará a ponerse en marcha en unas óptimas condiciones físicas.

7. Punto clave: El calzado

La regla más importante es no estrenar nunca el calzado en el Camino. Las mejores opciones: las botas de caña media para quienes estén más acostumbrados al calzado rígido, o las zapatillas de trekking si se prefiere ligereza. Y sin duda, materiales impermeables y transpirables como el goretex. 

Imprescindible llevar otro par de zapatillas suaves o sandalias para que el pie descanse y respire al terminar cada etapa.

8. No menos importante: los calcetines

Una correcta elección del calcetín es fundamental para evitar las temidas ampollas. Hay calcetines técnicos sin costuras que mantienen el pie seco y evitan la fricción, aunque hay quien opta por llevar doble calcetín. En todo caso habrá que elegir unos que se ajusten perfectamente sin generar arrugas y que sean de rápido secado. 

9. Estiramientos, dos veces al día

Absolutamente esencial: Se recomienda hacer estiramientos -sobre todo de gemelos, isquiotibiales y cuádriceps- antes y después de cada etapa para no perder la elasticidad que se ha trabajado previamente. Ponerse en marcha cada mañana sin esterar bien los músculos, un día tras otro, puede arruinarnos la aventura, obligando a abandonar antes de llegar a Santiago.

10. El descanso como parte del Camino

Tan importante como avanzar es descansar. El organismo agradecerá una parada a la sombra cada 90 minutos durante la jornada, y respetar un horario de sueño cada noche. En los descansos, aprovechar para hidratarse bien e ingerir algún alimento ligero que complemente las comidas principales, que en ningún caso han de ser copiosas.

11. Los pies, “entre algodones”

Antes de cada etapa conviene proteger con apósitos (hidrocoloides o “segunda piel” por ejemplo) las zonas que van a ser sometidas a mayor fricción, por las propias irregularidades de cada pie o el calzado. Aplicar vaselina y calzarse con calma, sin dejar arrugas en los calcetines y sin apretar mucho los cordones. Al final de cada etapa se pueden hacer baños con agua con sal (pediluvios) o con algún producto comercial, lo que ayudará a disminuir el edema de los pies, aliviar el dolor y desinfectar posibles heridas.

12. Cuando aparecen las temidas ampollas

Si, a pesar de todas las precauciones, aparecen ampollas, no conviene tocarlas, ya que el líquido que contienen es estéril y evitará que se infecten. Simplemente bastará con protegerlas con algún apósito hidrocoloide.

Si son grandes o están en la planta del pie, se pueden pinchar con una aguja estéril o desinfectada para evacuar el líquido y luego aplicar un antiséptico hasta que penetre dentro de la lesión.

La tendinitis del pulgar, cada vez más frecuente - iQtra Medicina Avanzada

La tendinitis del pulgar, cada vez más frecuente

Publicado el 22.11.18 en Fisioterapia por iQtra

El equipo de Fisioterapia de iQtra Medicina Avanzada recomienda reducir el tiempo dedicado al móvil y aplicar medidas preventivas para mantener en buen estado nuestras manos.

El uso prolongado del teléfono móvil para realizar tareas a través de la pantalla puede causar una sobrecarga de los tendones de la mano, traducida en dolor en la muñeca y la base del pulgar, así como la pérdida de fuerza. Así lo asegura el coordinador del área de Fisioterapia de iQtra Medicina Avanzada, Luis García López, quien recibe en consulta cada vez más pacientes que presentan estos síntomas.

No en vano, España es líder mundial en usuarios de móvil y los españoles pasamos más de dos horas al día en línea enganchados al teléfono, el quinto país con más adicción. Fue precisamente un caso español el que llevó a la prestigiosa revista de divulgación médica The Lancet a acuñar el término ‘WhatsAppitis’ para referirse a una tenosinovitis de Quervain, consistente en la inflamación del tendón abductor largo y extensor corto del pulgar.

“Al utilizar los móviles para escribir mensajes o desplazar contenidos en la pantalla, el movimiento repetitivo somete al pulgar a una tensión continua que puede provocar la inflamación del tendón e incluso desembocar en otras patologías como puede ser  un “síndrome del túnel carpiano”, en el que el nervio mediano queda comprimido por el ligamento transverso del carpo, produciendo en el paciente sensación de hormigueo, entumecimiento e incluso pérdida de fuerza”, explica Luis García. “También el uso repetido del móvil puede dar lugar a una rizartrosis, una artrosis de la articulación trapecio-metacarpina de la mano a la que antiguamente se le llamaba ‘la artrosis de la costurera’”.

Alrededor de la mitad de las lesiones de la mano se convierten en crónicas y por ello, advierte Luis García, la prevención es clave. “Limitar el tiempo que dedicamos al uso del móvil es fundamental”, recomienda. Y añade: “Es muy importante realizar estiramientos de los dedos y rotaciones suaves de la muñeca después de haber sometido a la mano a una tensión excesiva”.

Asimismo, el fisioterapeuta de iQtra aconseja realizar un automasaje de la mano, tanto en la palma como en el dorso, siempre que se sienta dolor o entumecimiento, para activar la circulación y contribuir a relajar y desinflamar la musculatura. 

“Si el dolor persistiera”, apunta García, “debe ser valorado por el especialista, quien podrá realizar un diagnóstico tras visualizar el estado de los tendones con una ecografía o una resonancia magnética nuclear”.

La Fisioterapia dispone hoy en día de un amplio abanico de técnicas para poder aliviar los síntomas desencadenados por ese abuso del móvil, tales como la diatermia profunda, la electrolisis percutánea o la terapia manual. Sin embargo, insisten los especialistas, lo ideal es reducir el tiempo que pasamos utilizando dispositivos móviles y reeducar el gesto repetitivo que origina el problema.

El dolor en la planta del pie, muy frecuente tras las vacaciones estivales - iQtra Medicina Avanzada

El dolor en la planta del pie, muy frecuente tras las vacaciones estivales

Publicado el 16.08.18 en Podología por iQtra

Chanclas, sandalias y largas caminatas por la arena, en el origen de la fascitis plantar y otras patologías del pie

El uso de calzado típicamente veraniego -chanclas, sandalias y zapatos con poca sujeción- incrementa el riesgo de sufrir fascitis plantar y otras patologías que pueden causar dolor, no sólo en los pies sino también en la rodilla, la cadera o la espalda. Así lo advierten los equipos de Podología y Fisioterapia de iQtra Medicina Avanzada: aseguran que el número de pacientes con estos síntomas se incrementa notablemente tras el verano.

La fascitis plantar se produce por un exceso de tensión en la banda que une el tobillo con la base de los dedos del pie, la fascia plantar. El dolor en la planta -que junto a la rigidez en la parte inferior del talón es el síntoma más frecuente- puede llegar a ser debilitante si no se pone remedio. Junto a las metatarsalgias y las lesiones dérmicas -callos, durezas-, está entre los motivos de consulta más frecuentes al podólogo tras la época estival.

Según Santiago Antón, especialista en Podología Deportiva y Biomecánica de la clínica iQtra Medicina Avanzada, “la mejor arma contra la fascitis plantar es la prevención, y elegir un buen calzado es clave. El calzado más apropiado ha de aportar sujeción al pie y tener la máxima amortiguación en la suela, que no debe tener un diseño excesivamente irregular que obligue a cambiar la pisada”.

Las chanclas o las sandalias no están diseñadas para caminar largas distancias, y su uso debe ser limitado y alternarse con otros tipos de calzado que protejan mejor al pie. Así lo apunta Luis García López, coordinador del equipo de Fisioterapia y Osteopatía de iQtra Medicina Avanzada: “Con las chanclas o sandalias planas, los dedos están en constante tensión para no perder el calzado en cada pisada, y esa sobrecarga constante de la fascia reduce su elasticidad, provocando rigidez y, consecuentemente, generando una inflamación. Por eso, todo calzado abierto debe tener una cincha o tira en la parte del talón y no ser totalmente plano”.

Asimismo, al correr o caminar descalzo de forma prolongada por la arena de la playa se realiza un mayor esfuerzo para adaptar la pisada continuamente a un terreno que no sólo es irregular sino que además carece de firmeza: “Relacionamos los paseos por la playa con una idea de bienestar y salud, pero es importante que elijamos para esta actividad la arena húmeda, que proporciona una superficie más plana y más estable. Aún así, dado que estos paseos suelen ser frecuentes y de larga distancia, lo recomendable es hacerlo con un buen calzado deportivo”, aconseja el podólogo Santiago Antón.

No sólo los hábitos playeros son los que hacen que se incremente el número de pacientes afectados por la fascitis plantar, las metatarsalgias, la bursitis, y lesiones musculares derivadas de una contractura o una dilatación del pie por el calor. El uso prolongado de sandalias de tacón alto, superior a los 5 centímetros, están detrás de muchos de estos casos. “Cuando no hay alternativa y se ha de lucir el taconazo, el más llevadero es el que tiene cuña en la parte delantera de la sandalia o una barra metatarsal para descargar peso sobre las cabezas de los metatarsos y los dedos. Si la sandalia no lo incluye, un zapatero profesional se lo puede poner”, apunta el fisioterapeuta de iQtra Luis García López.

 

Según explican los especialistas de iQtra Medicina Avanzada, hoy en día existen muchos recursos para tratar una fascitis plantar con éxito. Un estudio de la pisada y la marcha por parte del podólogo puede determinar la necesidad del uso de plantillas personalizadas. Los fisioterapeutas pueden diseñar un programa de ejercicios para poner en equilibrio todas las estructuras que forman el pie y las líneas de fuerza que llegan a él. Además, técnicas como la electrólisis percutánea ecoguiada o la diatermia profunda con radiofrecuencia están dando muy buenos resultados y, en casos muy resistentes al tratamiento, a nivel médico se pueden realizar infiltraciones locales ecoguiadas o cirugía mínimamente invasiva. Sin embargo, lo más recomendable es prevenir, y estas son sus recomendaciones:

  • Elegir un calzado que aporte sujeción, amortiguación y curvatura
  • Tratar en el podólogo las lesiones dérmicas del pie antes del cambio de calzado, ya que rozaduras, callos o durezas obligan a modificar la pisada y someter al pie a excesiva tensión
  • Trabajar la movilidad, la flexibilidad y la propiocepción con ayuda del fisioterapeuta para fortalecer y entrenar el pie
  • Alternar diferentes tipos de calzado a lo largo del día
  • Realizar un automasaje en la planta y los dedos del pie tras el ejercicio
  • Favorecer la circulación sanguínea descansando los pies en alto y con la aplicación de frío local después de correr o caminar
Dr. Villamor: “La precisión milimétrica , clave en la cirugía de vanguardia” - iQtra Medicina Avanzada

Dr. Villamor: “La precisión milimétrica , clave en la cirugía de vanguardia”

Publicado el 11.06.18 en Cirugía mínimamente Invasiva por iQtra

En una entrevista publicada este mes en la revista Sector Ejecutivo, especializada en economía y empresas, el Dr. Ángel Villamor, traumatólogo y director médico de iQtra Medicina Avanzada, habla del presente y el futuro de la Traumatología, y de la importancia de trabajar con equipos multidisciplinares para atender mejor al paciente.

 

DR. ÁNGEL VILLAMOR, DIRECTOR MÉDICO DE iQTRA MEDICINA AVANZADA

       

¿Cómo surge el proyecto de iQtra Medicina Avanzada? ¿Qué ofrece?

iQtra Medicina Avanzada es un proyecto personal que responde a una manera de entender la Traumatología, a una filosofía de trabajo propia y a mi firme voluntad de atender con las máximas garantías al paciente, que es siempre el centro de nuestra actividad, uno más en el equipo. Cuando empecé mi formación en Traumatología Deportiva en los años 90, tratando a deportistas de élite, fui consciente de la importancia del trato individualizado a cada paciente. Decidí trasladar esos resultados de éxito a todos los pacientes y empecé a combinar mis conocimientos de Traumatología Deportiva con los de Traumatología Protésica para mejorar los tratamientos. Esa filosofía de trabajo requería una clínica con un equipo exigente y excelente, tanto en el plano técnico como en el humano. Y eso es iQtra, un equipo de 40 personas perfectamente ensamblado que ofrece un servicio médico y asistencial experto en las técnicas más novedosas y avanzadas en Traumatología, Cirugía y Artroscopia Deportiva.

 

¿Qué especialidades atienden sus consultas? ¿Con qué equipamiento cuentan en la clínica?

El equipo de iQtra cuenta con la experiencia y la formación necesarias para atender y resolver todas aquellas patologías relacionadas con el aparato locomotor. Trabajamos de forma conjunta traumatólogos, médicos deportivos, fisioterapeutas y osteópatas, reumatólogos, podólogos, nutricionistas y psicólogos. La clínica está en el barrio de El Viso, en Madrid, y -además del valioso equipo humano, con el que estoy inmensamente satisfecho- dispone de unas amplias instalaciones con consultas, radiodiagnóstico, sala blanca, salas de fisioterapia, área de rehabilitación, gimnasio y piscina. 

 

¿Cuál es el futuro de la traumatología y la cirugía ortopédica? ¿Considera que queda todavía mucho por hacer?

La eficacia de los llamados productos biológicos (las células madre, el plasma enriquecido), los condroprotectores y la regeneración de tejidos son ya el futuro de la Traumatología, se aplican con éxito y permiten preservar las articulaciones en condiciones óptimas durante más tiempo. Los tratamientos aplicados en consulta de forma ecoguiada y mínimamente invasivos todavía tienen recorrido y veremos cómo se van simplificando procedimientos que hace unos años tenían que ser quirúrgicos a la fuerza. Vivimos un momento de revolución y evolución tecnológica, con nuevos y permanentes avances que ofrecen mejores herramientas, y en ese sentido por supuesto que queda recorrido en esta especialidad. 

   

¿Qué han aportado a la especialidad las nuevas técnicas y la tecnología de última generación? La impresión en 3D aplicada a la Traumatología es ya un hecho. ¿Qué ventajas aporta?

Las nuevas técnicas aportan precisión en los tratamientos, lo que para el especialista es una ayuda increíble para reducir improvisación y riesgos. 

La tecnología de vanguardia nos permite practicar una cirugía cada vez menos agresiva e invasiva, lo que redunda directamente en una mejor recuperación del paciente. Los cirujanos de iQtra ya hemos empezado a aplicar con éxito la tecnología de impresión en 3D para las intervenciones quirúrgicas de casos especialmente complejos, lo que nos permite trabajar con una precisión milimétrica y reducir tanto el tiempo de las intervenciones como el tiempo de recuperación postoperatoria. Al tener una reproducción en poliamida de la región del paciente que se va a intervenir, podemos practicar la cirugía el día antes o incluso diseñar y confeccionar instrumental adaptado a la anatomía del paciente. Trabajar con este nivel de precisión sin duda redunda de forma muy positiva en los resultados.    

     

¿De qué hablamos cuándo lo hacemos de Medicina preservadora de las articulaciones?

Hablamos de prevenir las lesiones articulares para conservarlas en forma el mayor tiempo posible. En iQtra creamos una Unidad de Medicina Preservadora de las Articulaciones para abordar esas patologías antes de tener que recurrir al quirófano: medidas preventivas para retrasar la aparición de la artrosis (con fisioterapia, reeducación postural, suplementos específicos); medidas conservadoras para ralentizar el proceso de la artrosis (condroprotectores, infiltraciones intraarticulares, estudio biomecánico de la marcha, entre otras medidas); y medidas quirúrgicas mínimamente invasivas, con artroscopia. Somos partidarios de agotar todas las alternativas preventivas y conservadoras para evitar la sustitución total de la articulación mediante cirugía. Aunque también somos conscientes de que retrasar demasiado y sin motivos una determinada intervención repercute negativamente tanto en la salud como en la calidad de vida del paciente. Cada caso, cada paciente, necesita una solución a su medida. 

 

¿Por qué hay que perder el miedo a la cirugía cuando hay que pasar por el quirófano?

Aunque la medicina cada vez es más precisa y la cirugía más segura, es cierto que la naturaleza nos expone a variables que todos hemos de entender y comprender, y hacerles frente con entereza y fuerza. En nuestro trabajo es primordial siempre estimar y considerar los riesgos que cada paciente ha de asumir al pasar por el quirófano y explicárselos con detalle. Antes de cualquier intervención, se realiza un balance científico y personalizado de los beneficios frente a los posibles riesgos que existen en toda cirugía, por muy necesaria que esta sea.   

 

Practicar deporte es sano, pero ¿qué debemos saber antes de empezar a entrenar? ¿De qué tenemos que preocuparnos? ¿Se podrían evitar muchas lesiones si realmente practicáramos el deporte más adecuado para determinada edad y constitución física?

Aconsejo practicar deporte porque el deporte es salud, sin duda. La vida sedentaria que nos invade hoy en día, por el ritmo de vida principalmente, hace que nos preocupemos cada vez más por nuestra forma física, y eso es importante para conservar una buena salud. Pero hay que ver cuál es la actividad idónea para cada uno, aquella en la que no se cargan las articulaciones, que se practica de forma correcta y que es el que más le conviene a tu organismo. Siempre insisto en que niños y mayores, todos, debemos preocuparnos especialmente por los estiramientos: es importantísimo calentar y estirar a conciencia antes de empezar a hacer deporte y volver a estirar después. Es una rutina que nos ahorraría muchas lesiones. Músculos, tendones y ligamentos son estructuras que tienen que tener cierta elasticidad para que trabajen correctamente y no se lesionen.

 

¿Qué le aporta al Doctor Villamor tratar a los deportistas de élite como pacientes?

Siempre digo que los deportistas de élite han sido nuestro “banco de pruebas”. Son los que nos desafían a llegar más lejos y quienes que nos inspiran y asumen con nosotros los riesgos de buscar recuperaciones rápidas y eficaces. Nos impulsan a buscar soluciones más novedosas, muchas veces más arriesgadas que las técnicas estándar, nos estimulan con su pasión para conseguir la recuperación más completa en el menor tiempo posible. Con ellos incluso diseñamos pruebas diferentes, creamos nuevas técnicas de cirugía y de recuperación específicas… Y toda esa experiencia de éxito nos permite progresar, avanzar y trasladarlo al resto de los pacientes. 

 

¿Está preparada la medicina española para competir con los países más desarrollados?

La medicina española tiene unos profesionales excelentes prácticamente en todas las especialidades. Y la Cirugía Ortopédica y Traumatología no es una excepción. Nuestros deportistas de élite, por ejemplo, cuando tienen una lesión fuera de España, vuelven aquí para la cirugía, el tratamiento, la recuperación… Los españoles no nos vamos fuera a tratarnos porque disponemos de un sistema sanitario en muchos casos superior al de los países de nuestro entorno. Promover la formación continuada y la investigación son quizá las asignaturas pendientes. 

 

¿Quién es Ángel Villamor? ¿Quiénes han sido sus mejores maestros? ¿Dónde se ha formado profesionalmente? ¿Cuál es su filosofía de trabajo? 

Todo médico ha de formarse y preocuparse por su humanidad antes de su formación e incluso su profesionalidad, y esto ha sido algo que mis padres, ambos médicos, me inculcaron desde que comencé mi carrera. Por supuesto, mis maestros han sido clave en mi formación profesional y desde un principio he sido guiado -primero por mis padres y después por mis mentores- para seguir la mejor formación posible. Esto ha supuesto una juventud de mucho sacrificio y a la vez de mucha satisfacción, ha sido muy excitante rodar por los mejores centros mundiales y participar en sesiones y asistir a cirugías con los mejores. Todo ello ha forjado un amor por el esfuerzo que siempre ha sido recompensado con más habilidades, mas sabiduría y sobre todo más agradecimiento por parte de mis pacientes. La filosofía de trabajo que siempre he sentido que sigo -no solo yo sino todo mi equipo- es la de vivir la medicina como una artesanía, en la que cada paciente es único y cada proceso ha de ser mimado hasta el detalle final.

 

¿Qué riesgos entraña asumir el papel de pionero en la aplicación de nuevos sistemas y tratamientos?

El proceso científico en medicina ha de ser exquisito, de forma que para llegar a introducir algo novedoso, ha de haberse cumplido un riguroso proceso de seguridad que avale su justificación mucho antes de practicarse con el paciente. Sí es cierto que en toda disciplina, el ser innovador puede acarrear que otros profesionales mas conservadores cuestionen nuestro trabajo, pero esto ha ocurrido y ocurrirá siempre. Y la recompensa es ver cómo, con los años, cuando las cosas se hacen bien, aquello que primero otros pusieron en tela de juicio, acaba convirtiéndose en una práctica generalizada  dentro de la especialidad.

  

En su profesión, ¿hay que seguir siempre aprendiendo e investigando?

Por supuesto. Nosotros en el equipo estamos permanentemente buscando dónde están los mejores para viajar a aprender de ellos. Y también practicando y formándonos para avanzar y mejorar los resultados. Y no sólo acudimos a simposios, jornadas y reuniones científicas, sino que además organizamos masterclasses y cursos prácticos para seguir aprendiendo, y sobre todo para compartir conocimientos. Yo dirijo el curso de Cirugía Artroscópica de Cadera de ConMed-Linvatec en Frankfurt y en cada edición descubro que he aprendido de los residentes que acuden, de los otros cirujanos… Siempre me aporta algo nuevo.  

 

El Doctor Villamor en las redes sociales tiene: un blog que supera los dos millones y medio de visitas, un canal en You Tube con vídeos de divulgación que cuentan con miles de visualizaciones, y Twitter, Facebook e Instagram como canales de comunicación directamente con los pacientes. ¿Qué le permite esta presencia online? ¿Es imprescindible estar y ser accesible? 

Es imprescindible. Una de las facetas que más me interesa de mi profesión es el trato y la comunicación con el paciente, porque es fundamental escuchar y entender bien qué le pasa, cómo se encuentra, qué le preocupa, dónde le duele… para conseguir así el mejor tratamiento y que el proceso de curación sea ágil y satisfactorio. Es básico conocer sus miedos y dudas. Por eso abrí el blog, en 2009, para tener ese canal de comunicación, que es también de divulgación, como Twitter y Facebook. Procuro responder a todos y compartir inquietudes también, y avances médicos interesantes. Y desde hace cuatro años, también “hablamos” a través de YouTube, donde se pueden ver las cirugías, comprobar cómo operamos, escuchar los cursos y conferencias que impartimos y seguir muy de cerca nuestra actividad. Más de medio millón de visualizaciones totales, sorprendente. 

 

 

 

Download the PDF file .

El calzado veraniego, en el origen de la fascitis plantar - iQtra Medicina Avanzada

El calzado veraniego, en el origen de la fascitis plantar

Publicado el 06.06.18 en Podología por iQtra

¿ES EL BUEN TIEMPO EL TALÓN DE AQUILES DE NUESTROS PIES?

  • Podólogos y fisioterapeutas aconsejan elegir bien el calzado y preparar nuestros pies antes del verano para evitar lesiones
  • El dolor en la planta del pie es uno de los motivos de consulta de podología más frecuentes a la vuelta de las vacaciones estivales

 

El uso de calzado típicamente veraniego -chanclas, sandalias y zapatos con poca sujeción- incrementa el riesgo de sufrir fascitis plantar y otras patologías que pueden causar dolor, no sólo en los pies sino también en la rodilla, la cadera o la espalda. Los equipos de Podología y Fisioterapia de iQtra Medicina Avanzada aseguran que el número de pacientes con estos síntomas se incrementa notablemente al final del verano.

 

La fascitis plantar se produce por un exceso de tensión en la banda que une el tobillo con la base de los dedos del pie, la fascia plantar. El dolor en la planta -que junto a la rigidez en la parte inferior del talón es el síntoma más frecuente- puede llegar a ser debilitante si no se pone remedio. Junto a las metatarsalgias y las lesiones dérmicas -callos, durezas-, está entre los motivos de consulta más frecuentes al podólogo al final del verano.

 

Según Santiago Antón, especialista en Podología Deportiva y Biomecánica de la clínica iQtra Medicina Avanzada, “la mejor arma contra la fascitis plantar es la prevención, y elegir un buen calzado es clave. El calzado más apropiado ha de aportar sujeción al pie y tener la máxima amortiguación en la suela, que no debe tener un diseño excesivamente irregular que obligue a cambiar la pisada.

 

Las chanclas o las sandalias no están diseñadas para caminar largas distancias, y su uso debe ser limitado y alternarse con otros tipos de calzado que protejan mejor al pie. Así lo apunta Luis García López, coordinador del equipo de Fisioterapia y Osteopatía de iQtra Medicina Avanzada: “Con las chanclas o sandalias planas, los dedos están en constante tensión para no perder el calzado en cada pisada, y esa sobrecarga constante de la fascia reduce su elasticidad, provocando rigidez y, consecuentemente, generando una inflamación. Por eso, todo calzado abierto debe tener una cincha o tira en la parte del talón y no ser totalmente plano”.

 

Caminar descalzo por la arena nos obliga a cambiar la pisada continuamente.

Asimismo, al correr o caminar descalzo de forma prolongada por la arena de la playa se realiza un mayor esfuerzo para adaptar la pisada continuamente a un terreno que no sólo es irregular sino que además carece de firmeza: “Relacionamos los paseos por la playa con una idea de bienestar y salud, pero es importante que elijamos para esta actividad la arena húmeda, que proporciona una superficie más plana y más estable. Aún así, dado que estos paseos suelen ser frecuentes y de larga distancia, lo recomendable es hacerlo con un buen calzado deportivo”, aconseja el podólogo Santiago Antón.

 

No sólo los hábitos playeros son los que hacen que se incremente el número de pacientes afectados por la fascitis plantar, las metatarsalgias, la bursitis, y lesiones musculares derivadas de una contractura o una dilatación del pie por el calor. El uso prolongado de sandalias de tacón alto, superior a los 5 centímetros, están detrás de muchos de estos casos. “Cuando no hay alternativa y se ha de lucir el taconazo, el más llevadero es el que tiene cuña en la parte delantera de la sandalia o una barra metatarsal para descargar peso sobre las cabezas de los metatarsos y los dedos. Si la sandalia no lo incluye, un zapatero profesional se lo puede poner”, apunta el fisioterapeuta de iQtra Luis García López.

 

Según explican los especialistas de iQtra Medicina Avanzada, hoy en día existen muchos recursos para tratar una fascitis plantar con éxito. Un estudio de la pisada y la marcha por parte del podólogo puede determinar la necesidad del uso de plantillas personalizadas. Los fisioterapeutas pueden diseñar un programa de ejercicios para poner en equilibrio todas las estructuras que forman el pie y las líneas de fuerza que llegan a él. Además, técnicas como la electrólisis percutánea ecoguiada o la diatermia profunda con radiofrecuencia están dando muy buenos resultados y, en casos muy resistentes al tratamiento, a nivel médico se pueden realizar infiltraciones locales ecoguiadas o cirugía mínimamente invasiva. Sin embargo, lo más recomendable es prevenir, y estas son sus recomendaciones:

  • Elegir un calzado que aporte sujeción, amortiguación y curvatura
  • Tratar en el podólogo las lesiones dérmicas del pie antes del cambio de calzado, ya que rozaduras, callos o durezas obligan a modificar la pisada y someter al pie a excesiva tensión
  • Trabajar la movilidad, la flexibilidad y la propiocepción con ayuda del fisioterapeuta para fortalecer y entrenar el pie
  • Alternar diferentes tipos de calzado a lo largo del día
  • Realizar un automasaje en la planta y los dedos del pie tras el ejercicio
  • Favorecer la circulación sanguínea descansando los pies en alto y con la aplicación de frío local después de correr o caminar