• PEDIÁTRICA

    TU BIENESTAR, NUESTRA META DIARIA

    PEDIÁTRICA

    Especializados en prótesis de rodilla y cadera y en las técnicas innovadoras de traumatología, cirugía y artroscopia deportiva.

Nuestros especialistas en traumatología pediátrica estudian, tratan y controlan las patologías y lesiones propias del sistema músculo-esquelético en desarrollo, tanto desde el punto de vista médico como quirúrgico: lesiones traumáticas infantiles (fracturas, esguinces, lesiones musculares, ligamentosas) patologías congénitas y enfermedades propias del crecimiento.

El cuerpo del niño está en permanente crecimiento y cambio desde el nacimiento hasta al menos los 16 años. El ejercicio físico y el deporte es habitual y recomendable en niños y adolescentes, que incluso se incorporan a actividades de competición que en plena etapa de desarrollo es necesario controlar, evaluar y tratar para prevenir y evitar posibles lesiones.

Conocer y comprender las condiciones específicas del niño y adolescente así como su actividad física es importante para un correcto diagnóstico y un tratamiento exacto de sus lesiones y patologías.

Algunas de las patologías más comunes que resolvemos son:

  • Columna del niño y el adolescente
  • Sinovitis transitoria de la cadera
  • Extremidad inferior

Patologías de la traumatología del niño

La precisión en el diagnóstico mejora los resultados y el tiempo de recuperación

Sinovitis transitoria de cadera
Sinovitis transitoria de cadera

La sinovitis transitoria de la cadera es la inflamación (hinchazón y dolor) de los tejidos alrededor de la articulación de la cadera. Por lo general, afecta una cadera, no ambas, y es una causa común de dolor súbito en la cadera en niños pequeños. Ocurre con mayor frecuencia en niños entre los 3 y 10 años, y mayormente en los varones. El término sinovitis describe una articulación inflamada en el cuerpo y se le denomina transitoria para describir su duración como un periodo corto.

La sinovitis transitoria de cadera es una de las causas más frecuentes de cojera en el niño. Consiste en una afección inflamatoria de la articulación de la cadera de causa desconocida y que suele ocurrir una o dos semanas después del padecimiento de un proceso infeccioso de vías respiratorias superiores. Se caracteriza porque bruscamente el niño comienza a cojear y refiere dolor a nivel de la cadera, ingle, parte anterior del muslo e incluso rodilla; el niño suele poder caminar, pero la marcha es dolorosa. No existe fiebre, si acaso febrícula. Al explorar al niño es frecuente encontrar cierta limitación en todos los posibles movimientos de esa cadera, especialmente en el de separación y rotación interna de la misma.