¿Estás preparado para empezar a correr? - iQtra Medicina Avanzada

¿Estás preparado para empezar a correr?

Publicado el 01.02.18 en Podología por iQtra

¿Cómo puede identificar una persona que va a empezar a correr si su cuerpo está preparado? ¿De qué hay que preocuparse más para evitar lesiones y problemas de salud? ¿A qué edad se puede empezar? ¿Y hasta cuando podemos seguir corriendo? El doctor Ángel Villamor, traumatólogo y director médico de iQtra Medicina Avanzada, responde a todas esas dudas para que salir a correr aporte salud y bienestar en cada zancada.

 

Correr es una afición al alza desde hace años, una moda que -sin duda- llegó para quedarse. Las ciudades se adaptan a los corredores y cada “runner” debe adaptarse a sus capacidades. Lo primero, por tanto, una entrevista meticulosa y protocolizada con nuestro médico deportivo sobre antecedentes de enfermedades sufridas o detectadas con anterioridad, así como las familiares para descartar algunas que -incluso por sospecha de predisposición- podemos encontrar y que van a hacernos tomar medidas especiales para que la carrera nunca suponga un riesgo. Las afecciones cardiacas, las de la tensión arterial, la diabetes, las enfermedades reumáticas, pulmonares y renales son -en este orden- las más frecuentemente detectadas en estadios precoces que tal vez no se habían manifestado de modo evidente y que pueden cuidarse para poder hacer un deporte más seguro y satisfactorio.

 

Por supuesto como todos sabemos, para ver las condiciones de adaptación al deporte (que fue el tema de mi tesis doctoral) la prueba de esfuerzo es obligada: pone en el suficiente estrés a todos los órganos involucrados en la carrera simulando un entrenamiento mientras monitorizamos al deportista todas las variables importantes.

 

En nuestro equipo de iQtra Medicina Avanzada, el podólogo y especialista en biomecánica hace un estudio del funcionamiento estructural del aparato locomotor del deportista: comienza por la plataforma computerizada con la que analiza el apoyo estático -en parado- y el dinámico -corriendo-. Seguidamente hace un análisis con cámaras sobre la cinta rodante del eje de sus piernas, del movimiento de sus caderas y del tronco. Todo ello va a servir para confeccionar unas plantillas personalizadas que proporcionen el mejor comportamiento biomecánico no solo de los pies sino de todo el esqueleto.

 

Toda esta información es además reportada a nuestros preparadores físicos, que a la vez son titulados en fisioterapia y osteopatía, que se encargan de corregir el gesto de la carrera y aplicar tabla de ejercicios personalizada para trabajar elasticidades y potenciaciones musculares específicas. Por supuesto es ahora cuando podemos asesorar sobre el tipo de zapatilla idónea.

 

Todo ello será revisado periódicamente por las tres unidades según avance el runner en práctica y grado de exigencia, pues es importante que todos estos parámetros -tratados desde el médico deportivo hasta el preparador o el fisioterapeuta- sean dinámicos. Irán modificándose -normalmente mejorándose- con la práctica y la dirección del equipo especialista.

 

La lesión traumática más frecuente en la carrera son los desgarros musculares. Nuestra primera preocupación ha de ser pues evitarlos: es fundamental trabajar la elasticidad muscular como parte fundamental de la preparación. La cadena posterior de la extremidad inferior es fundamental, comenzando por el estiramiento de la fascia plantar, siguiendo por los gemelos, isquiotibiales y bíceps crupal en muslo y finalmente glúteos. Esto nos ahorrará mucha lesión mecánica por desgarros musculares de fascitis plantar, tendinitis y roturas de Aquiles, desgarros de gemelo y de cara posterior del muslo. Por supuesto los estiramientos de cuádriceps, psoas y de cintura lumbar son también importantes.

 

En nuestra opinión, la potenciación muscular no es tan importante como la elasticidad, pues si nos introducimos con prudencia y progresión en el running, la musculatura irá apareciendo según la vayamos solicitando. Esto no quita el que trabajemos sistemáticamente con nuestros deportistas la potenciación de la cintura lumbar con técnicas de Pilates e hipopresivos pues nos preocupa la correcta posición de este segmento vertebral: en caso de malposición durante la carrera, nos puede provocar lesiones importantes. Con el mismo propósito en el equipo tenemos una fisioterapeuta especializada en suelo pélvico que, aunque importante para todos, en el caso de mujeres es un entrenamiento muy importante.

 

Cualquier edad es buena para comenzar a correr siempre que se contemplen los estudios y cuidados que nosotros aconsejamos, como he relatado anteriormente, y siempre que se practique con la prudencia que un running saludable exige. El niño tiene articulaciones y huesos más resistente a la carrera por su elasticidad que el adulto. Cuando sí encontramos lesiones en niños es si han sido sometidos a tablas de musculación. En estos casos, el músculo con un reto suprafisiológico para el niño se opone al hueso en crecimiento y aparecen conflictos de tensión en las inserciones entre ambas estructuras.

 

Lo mismo opinamos para los adultos mayores: siguiendo protocolos de chequeos periódicos y atendiendo a las respuestas de pruebas de esfuerzo, en algunos casos a la densitometría ósea que mide la descalcificación del hueso con la edad, el estado de los cartílagos articulares cuando comienza la artrosis, el estado del suelo pélvico o el cambio de pisada, nuestros mayores adaptan sus entrenamientos a su estado físico y así siguen calzándose las zapatillas con una sonrisa cada mañana.