La estimulación infantil en el agua mejora el desarrollo - iQtra Medicina Avanzada

La estimulación infantil en el agua mejora el desarrollo

Publicado el 17.11.15 en Fisioterapia por iQtra

En el Día Mundial del Prematuro

 

La estimulación infantil en el agua ayuda al bebé en su desarrollo psicomotor y neurológico. La terapia en el agua es beneficiosa en bebés con hipotonía y en grandes prematuros, entre otras patologías. Fisioterapeutas especializados de iQtra Medicina Avanzada preparan un programa personalizado específico para cada patología.

 

Los bebés disfrutan mucho en el agua desde su nacimiento, al reconocer en este medio sensaciones y movimientos que ya han experimentado en el confortable útero materno. El agua favorece su ingravidez y les permite desplazarse desde sus primeros meses. En la piscina, acompañado de su padre o madre, el pequeño amplía sus experiencias y descubre sensaciones que son a la vez divertidas, educativas, relajantes y muy positivas para su desarrollo intelectual y neurológico.

 

Estimulación neurológica

 

Si la terapia en el agua es beneficiosa para todos los niños en general, mucho más en aquellos que sufren algún tipo de patología como hipotonías de cualquier origen, grandes prematuros, parálisis cerebral infantil, enfermedades neuromusculares, etc.

 

Cuando hablamos de estimulación infantil tenemos, obligatoriamente, que pensar en el medio acuático, en la piscina. El agua constituye un entorno idóneo para que los bebés hagan ejercicios y desarrollen su psicomotricidad. La ligereza que encuentran sumergidos en la piscina facilita ciertos movimientos, relaja las articulaciones y despierta el equilibrio.

 

Mi hijo es prematuro…

 

Los fisioterapeutas especializados de iQtra Medicina Avanzada aplican un programa de matronatación específico orientado al desarrollo psicomotor normal del niño con clases especialmente diseñadas para ello.

Después de una exhaustiva evaluación para determinar qué afectaciones y retrasos presenta el bebé, se elabora un programa personalizado que se articula en tres puntos:

 

1. Normalización del tono muscular: en este tipo de pacientes nos encontramos normalmente con dos casos.

  • Hipertonía o tono muscular alto, que conlleva una rigidez marcada de musculatura y articulaciones que impiden el movimiento. En la piscina el agua está a una temperatura caliente y nos deja relajarlos para así permitir el movimiento.
  • Hipotonía o tono muscular bajo, que conlleva flacidez y debilidad muscular. En la piscina, a través del juego y con la ayuda del agua, conseguimos estimular el movimiento del niño para que haga ejercicio y fortalezca esa musculatura.

2. Establecimiento de patrones normales de movimiento para ayudar al niño en su desarrollo y en sus funciones y actividades de la vida diaria.
3. Reacciones de equilibrio: el agua de la piscina está continuamente en movimiento, por lo que sólo el sujetarse en el agua, con la ayuda de alguno de los materiales que usamos o con ayuda del fisioterapeuta, ya supone un ejercicio muy bueno para potenciar el equilibrio.

En general, la estimulación infantil en el medio acuático es una buena forma de ayudar al bebe, tanto sano como con alguna patología, en su desarrollo a la vez que se habitúan al medio y aprenden a manejarse en él, lo que también supone una gran tranquilidad para los padres.

 

Más información