Artículo en El Mundo del doctor Ángel Villamor - iQtra Medicina Avanzada

Artículo en El Mundo del doctor Ángel Villamor

Publicado el 28.02.18 en Fisioterapia por iQtra

El Dr. Ángel Villamor, traumatólogo y director médico de iQtra Medicina Avanzada, publica este martes 28 de febrero un artículo en el periódico El Mundo sobre la lesión del futbolista Neymar, jugador del PSG Paris Saint Germain, y su recomendación respecto al partido del 6 de marzo de Liga de Campeones que jugará su equipo contra el Real Madrid.

 

A continuación reproducimos el artículo, que puedes leer también aquí:

 

¿Jugar con una fisura? Una temeridad

 

El esguince que ha sufrido Neymar es más frecuente en baloncesto que en fútbol y se debe a la distensión de los músculos y tendones que sujetan el tobillo, debido a una torsión muy forzada o a un movimiento brusco. Así, en la jugada de la lesión, el tendón del músculo peroneo lateral corto (que se inserta en la base del quinto metatarsiano) y el ligamento lateral externo no pudieron contener la violencia de la torcedura, de forma que las fibras quedaron afectadas.

 

Los esguinces pueden curarse de diferentes formas en función de su alcance. Si se trata de un esguince parcial, la rotura de las fibras se soluciona con la infiltración de plasma rico en factores de crecimiento para optimizar el proceso de regeneración tisular, reposo relativo y vendaje funcional. En cambio, si el tendón se ha roto, es necesario pasar por quirófano para repararlo y garantizar un buen resultado.

 

Cuando no se hace así, la articulación queda inestable y muy expuesta a que la lesión se repita. Tanto en un caso como en otro, el jugador estaría alejado de los terrenos de juego un mes, incluso más. No obstante, lo que cierra la puerta a que Neymar juegue contra el Real Madrid es la existencia, según el parte médico, de una fisura en el quinto metatarsiano. De existir dicha fisura, el jugador debería pasar por quirófano cuanto antes para consolidarla con un tornillo de seguridad, tratamiento con plasma y fisioterapia específica.

 

Esto evitaría que lo que hoy es una fisura, mañana se convierta en fractura. Aplicar terapias paliativas para jugar el próximo 6 de marzo y esperar a tratarlo correctamente después del encuentro sería una verdadera temeridad.