Psoas, el músculo desconocido - iQtra Medicina Avanzada

Psoas, el músculo desconocido

Publicado el 19.02.16 en Fisioterapia por iQtra

Madrid, 16 de febrero de 2016. – Se encuentra prácticamente escondido en las profundidades de nuestro cuerpo, y por eso tiende a ser el músculo más olvidado. Pero, a la vez que desconocido, es también uno de sus pilares más importantes, tanto que se le conoce como “el músculo del alma”. Eva Tirado, Fisioterapeuta de iQtra Medicina Avanzada insiste en su papel clave: “Este músculo es uno de los principales estabilizadores de la columna lumbar y de ahí su importancia, ya que la afectación de éste es el principal responsable de muchas lumbalgias”.

 

 

Funciones del Psoas

Se trata de un músculo dividido en dos partes; por un lado, el psoas propiamente dicho, que tiene su origen en las caras laterales de las vértebras y se inserta en la cara interna del fémur, y por otro, la porción ilíaca, que se origina a lo largo de la Cresta Iliaca y termina también en el muslo. El primero interviene en la flexión del tronco, y el segundo en la flexión, abducción y rotación externa de la cadera. Su función, al conectar el tronco con el tren inferior, es por tanto, fundamental.

“El Psoas interviene en la postura y está involucrado en la mayoría de nuestros movimientos, tanto en la vida normal como en las distintas actividades deportivas, lo que hace que se pueda lesionar en la actividad de cualquier deporte, aunque principalmente en los corredores.” explica la fisioterapeuta.

 

 

Síntomas del Psoas contracturado

Normalmente, las molestias que pueden indicar una afectación de Psoas son las siguientes:

  • Dolor lumbar al levantarse por las mañana o tras estar sentado durante un tiempo prolongado.
  • Dolor lumbar que se alivia al sentarse.
  • Dolor a la flexión de cadera a nivel inguinal.

 

 

La flexibilidad: clave en el cuidado del Psoas

Para evitar esas dolencias los expertos coinciden en que conviene trabajarlo y fortalecerlo, pero con una particularidad: a diferencia de otros músculos, la potenciación del psoas no es tan necesaria como la mejora de su flexibilidad. “Debido a su importante acción estabilizadora y de mantenimiento de la postura, es un músculo que se encuentra en constante contracción, lo que hace que si presenta poca flexibilidad origina el aumento de la lordosis lumbar y con ello las temidas lumbalgias“; una razón, asegura la doctora de iQtra, por la que trabajar los estiramientos de este músculo es de suma importancia.


Ejercicios para su estiramiento

Estos entrenamientos deben realizarse siempre de forma bilateral, ya que una descompensación de ambas partes del psoas pueden provocar daño en las vertebras lumbares. “Nos debemos posicionar en extensión de tronco, extensión de cadera y rotación interna de cadera”, explica Eva Tirado, “justo la posición contraria al movimiento de contracción de este músculo.”

PSOAS

 

recortada

 

IMG_6098-1

IMG_6092