Tecnología y fisioterapia, imprescindibles en la recuperación - iQtra Medicina Avanzada

Tecnología y fisioterapia, imprescindibles en la recuperación

Publicado el 13.10.17 en Fisioterapia por iQtra

Tecnología y fisioterapia, la combinación imprescindible para optimizar los tratamientos en la recuperación de lesiones

  • La electrólisis percutánea terapéutica y la radiofrecuencia y diatermia profunda son dos herramientas tecnológicas que refuerzan y complementan los efectos de la fisioterapia.
  • La aplicación de esta tecnología innovadora permite al especialista mejorar el tratamiento y los resultados de la terapia manual.

Los dispositivos tecnológicos de última generación unidos a la fisioterapia manual mejoran los tratamientos y son un complemento eficaz y preciso en la recuperación de lesiones. El calor y las corrientes son técnicas habituales en las sesiones de fisioterapia, pero mejoran su eficacia cuando permiten al especialista interactuar y trabajar directamente sobre las lesiones para resolver las tendinitis reincidentes, reducir la inflamación y el dolor o acabar con contracturas musculares de larga evolución, entre otras dolencias. Los especialistas de iQtra Medicina Avanzada cuentan ya con una amplia experiencia en su aplicación y han comprobado de cerca sus efectos y ventajas.

 

Estamos acostumbrados en el campo de la fisioterapia, a sesiones de electroterapia donde el terapeuta no interviene”, afirma Luis García, coordinador de Fisioterapia de iQtra Medicina Avanzada. “Con estos nuevos equipos, el terapeuta y su terapia manual son los protagonistas y los elementos del equipo una proyección de nuestras manos que nos permite llegar al centro de la lesión”, destaca.

 

Radiofrecuencia y Diatermia Profunda

 

La Radiofrecuencia y Diatermia Profunda, procedimiento desarrollado y testado en el deporte profesional, pone al alcance de todos los pacientes la rapidez, exactitud, precisión y seguridad en términos de resultados y recuperación de lesiones. Actúa principalmente en la gestión de la temperatura, reactivando los procesos metabólicos, estimulando la microcirculación o produciendo una vasodilatación profunda en función de las finalidades terapeúticas perseguidas. Dicho de otro modo, reduce la inflamación y el dolor al tiempo que optimiza y acelera el proceso de reparación de los tejidos dañados. “El aparato consta de dos tipos de electrodos, uno capacitivo y otro resistivo y una placa conductora de retorno para cerrar el circuito del paso de la corriente. Los electrodos capacitivos se utilizan para el tratamiento de los tejidos blandos (muscular, adiposo, vascular y linfático). Por su parte, los resistivos actúan selectivamente sobre tejidos fibroconectivos y óseos (las articulaciones, tendones, zonas fibróticas, cicatrices…)“, explica Luis García, Coordinador de Fisioterapia de iQtra Medicina Avanzada.

 

En las técnicas tradicionales de tratamientos con calor (infrarrojos, ultrasonido…) la aplicación se hace desde el exterior, con una pérdida de temperatura muy rápida cuando se propaga por el cuerpo. “En cambio, con este equipo de radiofrecuencia se produce calor endógeno -en el interior del cuerpo- cuando pasa la corriente por los tejidos, lo que permite que su distribución sea más homogénea, constante y profunda”, advierte Luis García. Esto, unido a la acción simultánea del terapeuta a la hora de dirigir el tratamiento, hace que sea no solo más preciso, sino también más eficaz. “Quizá la mayor ventaja que este tratamiento nos ofrece a los fisioterapeutas”, explica el fisioterapeuta Luis García, “es la capacidad de reforzar los efectos de las terapias manuales, piedra angular de nuestros procedimientos: es una perfecta proyección de nuestras manos, que llegan a través de los electrodos al mismo centro de la lesión”.

 

Cuando el especialista trabaja con este dispositivo, desencadena un proceso biológico que reduce la inflamación y acelera la reparación de los tejidos dañados:

 

 

1º Incrementa la temperatura de la zona que quiere tratar

2º Provoca un aumento del volumen de sangre en ese nivel

3º Aumenta el suministro de oxígeno y nutrientes a los tejidos

4º Estimula el sistema linfático

5º Facilita el drenaje de los líquidos existentes entre las paredes capilares y las membranas celulares

 

 

Electrólisis Percutánea Terapéutica

 

Una de las técnicas que está consiguiendo mejores resultados en las tendinopatías es esta, la EPTE: el fisioterapeuta accede directamente a la zona dañada con una aguja de acupuntura que transmite una correinte eléctrica galvánica y aplica el tratamiento directamente en el foco del dolor.

 

Las tendinopatías –lesiones sin duda dolorosas y limitantes- tienden a agravarse y a hacerse crónicas si no reciben un tratamiento precoz que aborde dos áreas esenciales, la biomecánica y la biológica: además de las terapias físicas y manuales pautadas por el fisioterapeuta es necesario estimular el mecanismo de reparación de tejidos, proceso natural de curación que en las tendinitis se ve alterado.

 

¿Y cómo podemos mejorar este mecanismo de autorrecuperación tisular? Nos responde Luis García: “Afortunadamente, en iQtra disponemos de la electrólisis percutánea, una herramienta para tratar el tejido blando y aplicar tratamientos biológicos, que ha transformado por completo el tratamiento de las tendinopatías”. Básicamente la electrólisis consiste en la aplicación de una corriente eléctrica galvánica a través de la piel mediante una aguja de acupuntura que desencadena un proceso inflamatorio de carácter local que optimiza la reparación del tejido blando afectado (tendón, ligamento, músculo…). “Por decirlo de manera simple, añade el fisioterapeuta de iQtra Medicina Avanzada, lo que perseguimos con la electrolisis percutánea es ocasionar un daño controlado para aprovechar las bondades de la cascada regeneradora que se pone en marcha de manera natural cuando el organismo sufre una lesión en sus tejidos”.

 

Dicha técnica puede realizarse ecoguiada o no, dependiendo de la complejidad anatómica de la zona a tratar. Este procedimiento se ha hecho un lugar de honor en nuestras consultas, añade el fisioterapeuta de iQtra, dado que nos permite visualizar la aguja en todo momento y aplicar los tratamientos (en este caso, la corriente eléctrica galvánica) en el lugar exacto, incluso aunque este no sea de fácil acceso”.

 

Este tratamiento reduce el dolor y aumenta la movilidad, es útil en tendinopatías en tendones como el rotuliano, situado en la rodilla, el supraespinoso -en el hombro-, el epicondilio -en el codo-, el Aquiles o la fascia plantar, entre otros y cada vez se están haciendo más progresos en otras lesiones.

 

Ambas terapias son seguras y su aplicación no supone mayores complicaciones, aunque es fundamental que las aplique un fisioterapeuta experto y conocedor de sus características.

 

Más información aquí