Soy Begoña, mamá de dos niños pequeños, alumnos de las clases de matronatación en iQtra.  Su papá y yo decidimos llevarles a esta actividad para mejorar su psicomotricidad, concretamente por la inmadurez en el desarrollo de uno de nuestros mellizos. Los especialistas nos lo recomendaron especialmente para ayudarle a caminar y estimular su sistema locomotor.

En la primera clase ya lo pasamos fenomenal, ellos estuvieron encantados, sin parar de jugar y moverse. Desde entonces, la matronatación ha favorecido a la fuerza de sus músculos, su equilibrio… en general noto que se desarrollan mejor. Además, la profesora y fisioterapeuta, Ana Fernandes, nos aseguró desde el principio que Pedro caminaría sin problema, y así ha sido.

Por otro lado, para mí lo más bonito de estas clases en iQtra es ese contacto piel con piel con los niños en el agua, verles como disfrutan y te abrazan. Es una sensación muy gratificante que hace que los padres también disfrutemos muchísimo durante esa media hora.

Por mi experiencia doble con los mellizos puedo decir que es perfecto para todos los niños, especialmente cuando necesitan un poco más de atención. Lo recomendaría al cien por cien a otras mamás.

Begoña Fernández




Begoña acudió a nuestras clases de matronatación con sus dos pequeños mellizos, especialmente por inmadurez en el desarrollo de Pedro. El agua es un medio idóneo para ayudar a su sistema locomotor, especialmente en estos casos, pues les aporta mucha agilidad y libertad de movimiento. Además no supone un impacto ni si quiera para los bebés de 4 o 5 meses, por su similitud a las características del útero materno.

Las clases duran media media hora y, con constancia, les aportan grandes beneficios:

  • Les aporta una mayor coordinación motriz.
  • Adquieren nociones de distancias y desplazamientos.
  • Trabajan su sistema de equilibrio y propiocepción
  • Ganan confianza en el agua.
  • Les aporta fuerza muscular, lo que puede adelantar el gateo y los primeros pasos.
  • Responden más rápido a los estímulos.
  • Fortalece su sistema cardiorrespiratorio.
  • Mejora la movilidad intestinal e incrementa el apetito.
  • La convivencia en la piscina con otros niños le ayuda a relacionarse mejor.

 

Ana Fernándes, fisioterapeuta.

Más info aquí.