Me llamo José Ignacio, soy bombero y tengo 46 años. En 1991 se me salió el hombro izquierdo mientras esquiaba; desde entonces, las luxaciones en ese hombro han sido continuas (he llegado a sufrir 40 a lo largo de estos 24 años). Al principio era capaz de colocarme el hombro yo solo, pero en una ocasión, mientras me bañaba en la playa, estuvo luxado durante cuatro horas y tuvieron que asistirme en un hospital. Estos episodios me sucedían también en el trabajo, y aunque siempre me causaban dolor durante varios días, nunca llegué a coger la baja laboral.

Finalmente, ante esta situación, el servicio médico de bomberos y mis propios compañeros me recomendaron acudir a iQtra. En primer lugar pasé por quirófano, pero a los dos días comencé el proceso de recuperación, en el que cada día notaba una clara mejoría gracias al equipo humano y técnico de iQtra. Ahora, siete meses después de la intervención, estoy recuperado casi al 100% y soy capaz de hacer ejercicios como dominadas o nadar al estilo mariposa.

Antes de este tratamiento siempre temía que pudiera sufrir una luxación en cualquier momento, pero ahora tengo la seguridad de que el hombro está firmemente colocado. Espero que el acelerado ritmo de mejora continúe y esté totalmente recuperado antes de que se cumpla un año de la operación.




LUXACIÓN DE HOMBRO

José llegó a la consulta sin poder mover el hombro, pero con una voluntad de hierro por recuperar movilidad cuanto antes. Empezamos con ejercicios de pasivos para que cuando el cirujano nos autorizase el movimiento activo poder tener gran parte del rango de movimiento ganado.

La recuperación de la fuerza muscular es el principal objetivo en esta recuperación y con la voluntad firme y el esfuerzo de José pudimos pasar a la siguiente fase de ejercicios para potenciar toda la musculatura escapulo-humeral . A los tres meses después de la cirugía José ya podía conducir, nadar, correr…

Lo importante no es el tiempo de recuperación sino la calidad del proceso. En el caso de José conseguimos combinar los dos objetivos y en cuatro meses volvió a su actividad como bombero.

 

Eva Tirado, fisioterapueta.