Me llamo Víctor Cuevas y trabajo como orientador educativo. Tengo 50 años. He sido una persona activa que ha practicado deportes de montaña desde mi juventud. Fruto de un accidente de esquí, hace muchos años, me operaron del menisco y, hace once años, en otro accidente de montaña, de ligamento cruzado anterior (LCA).

Tras la rehabilitación de esta última operación el dolor formó parte de mi día a día limitándome en actividades funcionales cotidianas y provocándome una fuerte depresión. Tras un peregrinaje desesperado por especialistas en toda España para buscar la fuente del dolor, encontré al equipo del Dr. Villamor que comenzó a tratar de las secuelas de mis lesiones y me acaba diagnosticando un neuroma cicatricial que finalmente me extirpan.

A partir de ese momento, mi vida ha mejorado de forma notable. Mis dolores han disminuido, he vuelto a practicar algunos deportes y he asumido mis lesiones crónicas como algo llevadero. Sigo visitando la clínica iQtra asiduamente para ponerme en manos de sus fisioterapeutas.




NEUROMA CICATRICIAL

Tras extraer quirúrgicamente el neuroma cicatricial de Víctor, en menos de 48 horas iniciamos el tratamiento de fisioterapia, para evitar que se repitiera un proceso de fibrosis en la cicatriz.

Para este tipo de lesiones utilizamos, como hicimos con Víctor, técnicas suaves -que incluyen la movilización de la cicatriz en todas las direcciones- y técnicas fasciales –que nos permiten acceder a las diferentes capas de tejido blando que están por debajo de la cicatriz-.

No debemos olvidar que la cicatriz es sólo la punta del iceberg, todo el proceso de remodelación del tejido conjuntivo se está produciendo por debajo de ella. Por eso es muy importante tratarlas y hacerlo bien, porque si no puede ocasionar problemas en la elasticidad no solo del tejido local sino de todas las estructuras que se encuentren por debajo. Y si además tenemos en cuenta que todo el tejido del organismo está conectado por el sistema fascial, no es de extrañar que una cicatriz afectada puede producir disfunciones a distancia.

Luis García, fisioterapeuta