Practicar deporte, un regalo para el corazón - iQtra Medicina Avanzada

Practicar deporte, un regalo para el corazón

Publicado el 14.02.18 en Fisioterapia por iQtra

El corazón es el motor del cuerpo humano, un músculo potente y poderoso con sus 100.000 latidos diarios que conviene cuidar y mimar. La práctica habitual de ejercicio físico adecuado y llevar una dieta sana son los dos pilares fundamentales para mantenerlo sano y prevenir enfermedades cardiovasculares. “La práctica frecuente de ejercicio físico es capaz de modificar la forma y el funcionamiento de nuestro sistema cardiovascular”, asegura el Dr. José María Torregrosa, médico deportivo de iQtra Medicina Avanzada, “evitando además factores de riesgo como la obesidad”. El deporte debe complementarse con una alimentación cardiosaludable rica en legumbres, pescado, frutas y verduras.

 

El corazón agradece el deporte

 

La actividad física habitual produce efectos beneficiosos en todo el sistema cardiovascular, según explica el doctor Torregrosa, y lo hace por estos motivos:

  • Disminuye la frecuencia cardiaca (latidos por minuto), tanto en estado de reposo como al realizar ejercicio físico.
  • La tensión arterial también se reduce.
  • Aumenta el tamaño y la capacidad de las cavidades cardiacas (aurículas y ventrículos).
  • Los vasos sanguíneos del corazón y los pequeños capilares del músculo se dilatan más durante la práctica deportiva.
  • Ayuda a equilibrar nuestro sistema nervioso autónomo.
  • En la sangre, aumenta el volumen de plasma y glóbulos rojos, lo que facilita el aporte de oxígeno a los músculos.

 

El experto en Medicina Deportiva de iQtra Medicina Avanzada insiste en que la práctica frecuente de deporte ayuda a la prevención de enfermedades cardiovasculares porque controla factores de riesgo como la obesidad, la hipertensión o el colesterol de baja densidad (LDL), pero es beneficiosa incluso en el tratamiento de dichas enfermedades: «Es recomendable para personas que padecen cardiopatía isquémica, que hayan sufrido un infarto de miocardio y también en pacientes trasplantados de corazón, siempre y cuando haya una valoración previa y el ejercicio esté adaptado a cada caso”, aclara el especialista.

 

Hazte un reconocimiento y escucha a tu corazón

 

El especialista de iQtra Medicina Avanzada recuerda la importancia de someterse previamente a un reconocimiento médico-deportivo y a una valoración del cardiólogo para evitar sustos. Y nos ofrece estos consejos:

  1. Hazte un reconocimiento médico deportivo, al menos uno anual, como parte de tu actividad deportiva. Intégralo en tu agenda como otra de tus rutinas.
  2. Escucha a tu cuerpo e informa a tu médico de cualquier síntoma o cambio de salud que notes durante los entrenamientos y competiciones para que pueda realizarte las pruebas necesarias, detectar el riesgo y tomar las medidas de prevención oportunas.
  3. Sigue las recomendaciones de tu médico y obtén los beneficios de la práctica deportiva para disminuir al máximo los riesgos.

 

El médico va a preguntarte en la consulta sobre posibles síntomas: el dolor, los mareos, la dificultad respiratoria, las palpitaciones, las taquicardias… En la exploración física medirá la tensión arterial, las pulsaciones, la frecuencia cardíaca y procederá también a una auscultación cardiopulmonar. La analítica sanguínea le ayudará a valorar el hemograma, el colesterol y las fracciones, la glucemia… También te realizarán un electrocardiograma, un ecocardiograma y una prueba de esfuerzo. En caso de detectar alguna anomalía en estas pruebas, serás remitido a un cardiólogo para completar el diagnóstico y su posible tratamiento.

 

Tras este reconocimiento el médico, te hará las recomendaciones que deberás tener en cuenta en tu práctica deportiva:

  • Duración e intensidad de los entrenamientos
  • Hidratación
  • Alimentación
  • Tiempo de recuperación

 

¿Qué deporte es mejor para nuestro corazón?

 

Los ejercicios de predominio aeróbico/dinámicos como caminar, nadar o montar en bicicleta -en los que los músculos se contraen y relajan sucesivamente-, son los más adecuados para cuidar la salud cardiovascular. “Debemos practicarlos con una intensidad moderada, entre 30 y 60 minutos al menos 3 o 4 días por semana”, explica el Dr. Torregrosa. Porque, sin duda, el ejercicio físico es una de las mejores medicinas para nuestro corazón.

 

Prevenir lesiones en los deportes de invierno - iQtra Medicina Avanzada

Prevenir lesiones en los deportes de invierno

Publicado el 09.02.18 en Fisioterapia por iQtra

El doctor Ángel Villamor, traumatólogo y director médico de iQtra Medicina Avanzada, colabora en el número de febrero de la revista de PromoFarma Cuidate Magazine con el artículo «Cómo prevenir las lesiones en los deportes de invierno».

 

El esquí es, sin duda, la estrella entre los deportes de invierno, en todas sus variantes: de fondo, alpino, de travesía o snowboard… pero no el único que se puede practicar en estos meses de frío. La nieve y sus paisajes animan a salir a la montaña ya sea para hacer senderismo con diferente intensidad o para practicar la escalada. Para los aficionados al hockey o al patinaje sobre hielo esta es también su temporaday su entorno natural. Y los aficionados a correr o a la bici no dejan de hacerlo cuando bajan las temperaturas. A quien le gusta el deporte, aprovecha todo el año para practicarlo. Por eso el primer consejo y fundamental para prevenir lesiones es una buena condición física: estar en forma nos permitirá disfrutar más del deporte y sufrir menos accidentes. Y además:

Y el último consejo, para todos los deportes y en todas las estaciones: si sufres una caída o un mal movimiento, una torsión excesiva de la rodilla o un golpe y sientes molestias, no retrases tu visita al médico o al fisioterapeuta pensando que no es nada; cuanto antes te vea un especialista menos se agravará la posible lesión y antes te recuperarás.

Puedes leer el artículo completo aquí

 

http://www.iqtra.com/nueva/wp-content/uploads/2018/02/CUIDATE-Febrero-2018.pdf

 

 

¿Estás preparado para empezar a correr? - iQtra Medicina Avanzada

¿Estás preparado para empezar a correr?

Publicado el 01.02.18 en Podología por iQtra

¿Cómo puede identificar una persona que va a empezar a correr si su cuerpo está preparado? ¿De qué hay que preocuparse más para evitar lesiones y problemas de salud? ¿A qué edad se puede empezar? ¿Y hasta cuando podemos seguir corriendo? El doctor Ángel Villamor, traumatólogo y director médico de iQtra Medicina Avanzada, responde a todas esas dudas para que salir a correr aporte salud y bienestar en cada zancada.

 

Correr es una afición al alza desde hace años, una moda que -sin duda- llegó para quedarse. Las ciudades se adaptan a los corredores y cada «runner» debe adaptarse a sus capacidades. Lo primero, por tanto, una entrevista meticulosa y protocolizada con nuestro médico deportivo sobre antecedentes de enfermedades sufridas o detectadas con anterioridad, así como las familiares para descartar algunas que -incluso por sospecha de predisposición- podemos encontrar y que van a hacernos tomar medidas especiales para que la carrera nunca suponga un riesgo. Las afecciones cardiacas, las de la tensión arterial, la diabetes, las enfermedades reumáticas, pulmonares y renales son -en este orden- las más frecuentemente detectadas en estadios precoces que tal vez no se habían manifestado de modo evidente y que pueden cuidarse para poder hacer un deporte más seguro y satisfactorio.

 

Por supuesto como todos sabemos, para ver las condiciones de adaptación al deporte (que fue el tema de mi tesis doctoral) la prueba de esfuerzo es obligada: pone en el suficiente estrés a todos los órganos involucrados en la carrera simulando un entrenamiento mientras monitorizamos al deportista todas las variables importantes.

 

En nuestro equipo de iQtra Medicina Avanzada, el podólogo y especialista en biomecánica hace un estudio del funcionamiento estructural del aparato locomotor del deportista: comienza por la plataforma computerizada con la que analiza el apoyo estático -en parado- y el dinámico -corriendo-. Seguidamente hace un análisis con cámaras sobre la cinta rodante del eje de sus piernas, del movimiento de sus caderas y del tronco. Todo ello va a servir para confeccionar unas plantillas personalizadas que proporcionen el mejor comportamiento biomecánico no solo de los pies sino de todo el esqueleto.

 

Toda esta información es además reportada a nuestros preparadores físicos, que a la vez son titulados en fisioterapia y osteopatía, que se encargan de corregir el gesto de la carrera y aplicar tabla de ejercicios personalizada para trabajar elasticidades y potenciaciones musculares específicas. Por supuesto es ahora cuando podemos asesorar sobre el tipo de zapatilla idónea.

 

Todo ello será revisado periódicamente por las tres unidades según avance el runner en práctica y grado de exigencia, pues es importante que todos estos parámetros -tratados desde el médico deportivo hasta el preparador o el fisioterapeuta- sean dinámicos. Irán modificándose -normalmente mejorándose- con la práctica y la dirección del equipo especialista.

 

La lesión traumática más frecuente en la carrera son los desgarros musculares. Nuestra primera preocupación ha de ser pues evitarlos: es fundamental trabajar la elasticidad muscular como parte fundamental de la preparación. La cadena posterior de la extremidad inferior es fundamental, comenzando por el estiramiento de la fascia plantar, siguiendo por los gemelos, isquiotibiales y bíceps crupal en muslo y finalmente glúteos. Esto nos ahorrará mucha lesión mecánica por desgarros musculares de fascitis plantar, tendinitis y roturas de Aquiles, desgarros de gemelo y de cara posterior del muslo. Por supuesto los estiramientos de cuádriceps, psoas y de cintura lumbar son también importantes.

 

En nuestra opinión, la potenciación muscular no es tan importante como la elasticidad, pues si nos introducimos con prudencia y progresión en el running, la musculatura irá apareciendo según la vayamos solicitando. Esto no quita el que trabajemos sistemáticamente con nuestros deportistas la potenciación de la cintura lumbar con técnicas de Pilates e hipopresivos pues nos preocupa la correcta posición de este segmento vertebral: en caso de malposición durante la carrera, nos puede provocar lesiones importantes. Con el mismo propósito en el equipo tenemos una fisioterapeuta especializada en suelo pélvico que, aunque importante para todos, en el caso de mujeres es un entrenamiento muy importante.

 

Cualquier edad es buena para comenzar a correr siempre que se contemplen los estudios y cuidados que nosotros aconsejamos, como he relatado anteriormente, y siempre que se practique con la prudencia que un running saludable exige. El niño tiene articulaciones y huesos más resistente a la carrera por su elasticidad que el adulto. Cuando sí encontramos lesiones en niños es si han sido sometidos a tablas de musculación. En estos casos, el músculo con un reto suprafisiológico para el niño se opone al hueso en crecimiento y aparecen conflictos de tensión en las inserciones entre ambas estructuras.

 

Lo mismo opinamos para los adultos mayores: siguiendo protocolos de chequeos periódicos y atendiendo a las respuestas de pruebas de esfuerzo, en algunos casos a la densitometría ósea que mide la descalcificación del hueso con la edad, el estado de los cartílagos articulares cuando comienza la artrosis, el estado del suelo pélvico o el cambio de pisada, nuestros mayores adaptan sus entrenamientos a su estado físico y así siguen calzándose las zapatillas con una sonrisa cada mañana.

El psoas: escondido en la cadera, clave en la movilidad - iQtra Medicina Avanzada

El psoas: escondido en la cadera, clave en la movilidad

Publicado el 24.01.18 en Fisioterapia por iQtra

Qué es el psoas

 

Es uno de los principales estabilizadores de la columna lumbar y de ahí su importancia, ya que la afectación de este músculo -psoas o psoas-iliaco- es el principal responsable de muchas lumbalgias, dolores y tendinitis, entre otros problemas”, explica Eva Tirado, fisioterapeuta de iQtra Medicina Avanzada, que destaca sobre todo el papel clave de este músculo en el equilibrio estructural, en el movimiento y en la movilidad articular.

 

Es un músculo estabilizador y profundo que recorre desde la cavidad abdominal a la parte anterior del muslo, uniendo el tronco y las extremidades: se origina en la última vértebra torácica, recorre las vértebras lumbares, desciende hacia la cresta ilíaca y el coxis, hasta el sacro, para insertarse finalmente en el trocánter menor del fémur. Un recorrido profundo y peculiar, responsable de la estabilización del cuerpo humano, del que es importante ocuparse para mantener flexible y en forma.

 

Dónde está

 

El psoas está dividido en dos partes; por un lado, el psoas propiamente dicho, que tiene su origen en las caras laterales de las vértebras y se inserta en la cara interna del fémur, y por otro, la porción ilíaca, que se origina a lo largo de la cresta Iliaca y termina también en el muslo. El primero, la primera porción de este músculo, interviene en la flexión del tronco; y el segundo en la flexión, abducción y rotación externa de la cadera. Su función es fundamental: conecta el tronco con el tren inferior, con las extremidades.

 

El psoas interviene en la postura y está involucrado en la mayoría de nuestros movimientos, tanto en la vida normal como en las distintas actividades deportivas, lo que hace que se pueda lesionar en la actividad de cualquier deporte, aunque principalmente en los corredores.” explica la fisioterapeuta Eva Tirado.

 

Síntomas del psoas contracturado

 

Las molestias que pueden indicar una afectación del psoas son las siguientes:

  • Dolor lumbar al levantarse por la mañana o tras estar sentado durante un tiempo prolongado.
  • Dolor lumbar que se alivia al sentarse.
  • Dolor a la flexión de cadera a nivel inguinal.

 

Claves en el cuidado del psoas: potenciar su flexibilidad

 

Para evitar esas dolencias los expertos coinciden en que conviene trabajarlo y fortalecerlo, pero con una particularidad: a diferencia de otros músculos, la potenciación del psoas no es tan necesaria como la mejora de su flexibilidad. “Debido a su importante acción estabilizadora y de mantenimiento de la postura, es un músculo que se encuentra en constante contracción, lo que hace que si presenta poca flexibilidad origina el aumento de la lordosis lumbar y con ello las temidas lumbalgias»; una razón, asegura la especialista de iQtra Medicina Avanzada, por la que trabajar los estiramientos de este músculo es de suma importancia.

 

Ejercicios para su estiramiento

 

Estos entrenamientos deben realizarse siempre de forma bilateral, ya que una descompensación de ambas partes del psoas puede provocar daño en las vértebras lumbares. “Nos debemos posicionar en extensión de tronco, extensión de cadera y rotación interna de cadera”, explica Eva Tirado, “justo la posición contraria al movimiento de contracción de este músculo.” Si han aparecido los problemas, el equipo de fisioterapeutas de iQtra Medicina Avanzada, todos ellos colegiados y especializados, investigan y se entrenan en las técnicas terapéuticas y quirúrgicas más avanzadas para poder resolver y prevenir lesiones, recuperar, mantener y cuidar la movilidad e impartir programas de educación postural.

 

Estiramiento del psoas
Estiramiento del psoas
Estiramiento del psoas

 

Fortalecer el suelo pélvico para prevenir males mayores - iQtra Medicina Avanzada

Fortalecer el suelo pélvico para prevenir males mayores

Publicado el 08.01.18 en Fisioterapia por iQtra

De qué hablamos cuando hablamos de suelo pélvico

 

El suelo pélvico está formado por un grupo de músculos y ligamentos que sirven de sostén y apoyo a varios órganos (vejiga, útero, vagina, uretra y recto), que intervienen a su vez en la contracción voluntaria de los esfínteres además de tener un papel fundamental en la sexualidad femenina y en las relaciones sexuales de las mujeres. Para que el suelo pélvico realice correctamente estas funciones es esencial un tono muscular y una elasticidad adecuados, que pueden trabajarse y conseguirse antes de que aparezcan los problemas.

 

Los ejercicios de suelo pélvico son recomendables a cualquier edad para:

 

  • Cuidar y mantener en forma esta parte del cuerpo
  • Prevenir males mayores
  • Mitigar y eliminar las disfunciones que su deterioro pueda provocar

 

El buen estado del suelo pélvico influye en la calidad de vida de las mujeres y lo aprecian aquellas que, tras sufrir alguna molestia, han conseguido disminuirla o eliminarla gracias al trabajo consciente y supervisado de fisioterapeutas especializados.

 

Factores de riesgo

 

Son muchos los factores que pueden causar su deterioro y debilitamiento: la edad de la paciente, el componente genético hereditario, los embarazos, los partos vaginales y la menopausia, entre otros. El debilitamiento del suelo pélvico se traduce en molestias diversas y la incontinencia urinaria suele ser el signo más molesto y condicionante: el 45% de las mujeres sufre algún tipo de incontinencia a lo largo de su vida. Esta puede ser repentina y temporal o continua y prolongada; y responder a diversos orígenes, entre ellos el más frecuente: la disfunción muscular.

 

Conocer los factores, prevenir su impacto y mejorar la respuesta de la musculatura en estos momentos clave en la vida de la una mujer es el mejor modo de evitar lesiones e impedir que estas evolucionen hasta el punto de requerir cirugía uro-ginecológica.

 

Numerosos estudios científicos avalan la importancia decisiva de la rehabilitación del suelo pélvico en la prevención de la incontinencia urinaria y otras molestias, estimando que es posible prevenir el deterioro del suelo pélvico en más del 80 % de las mujeres mediante un programa de recuperación adecuado. Las diversas opciones de terapia varían en función del grado de debilitamiento del suelo pélvico.

 

Cuando se trata de mujeres embarazadas, que acaban de dar a luz o mujeres que empiezan a detectar signos de menopausia, la importancia de estos se hace más explícita pues viven en primera persona un proceso muy visible que altera y desajusta su organismo y a ellas mismas.

 

Para empezar

 

El equipo de fisioterapeutas de iQtra Medicina Avanzada conoce el alcance de la prevención y la eficacia del asesoramiento. El beneficio es apreciable en cualquier momento a lo largo de la vida de la mujer. La puesta en práctica de un programa de ejercicios -que después cada paciente podrá llevar a cabo en su rutina diaria- ayuda a prevenir, retrasar y controlar posibles problemas como incontinencia, dolores y/o prolapso de algunos órganos.

 

Taller básico de suelo pélvico. Única sesión teórico práctica que acerca los conceptos anatómicos importantes y enseña como tomar conciencia de esta musculatura. Comprender la anatomía y reconocer qué músculos ayuda a la tonificación y cuáles a mejorar la elasticidad del suelo pélvico son dos condiciones que deben conjugarse debidamente y aprender a trabajarlos en una postura correcta y respiración adecuada es una premisa básica: trabajar en la prevención del debilitamiento antes de que aparezca.

 

El segundo paso sería la exploración individual de la paciente en la que, en función del grado de debilidad del suelo pélvico, se recomienda trabajo en grupo o individual, con la ayuda de aparatología de apoyo.

 

Por último, en las sesiones (tanto individuales como en grupo) se va alternando trabajo de musculatura abdominal profunda y gimnasia abdominal hipopresiva con trabajo específico de músculos del suelo pélvico durante una hora.

 

La calidad en la ejecución del ejercicio es imprescindible en este trabajo, por eso la supervisión y corrección de un fisioterapeuta experto es fundamental.